Patricia Mampel

Todos tenemos alguna que otra adicción en la vida. La mía son las palomitas, el café y el vino tinto. No necesariamente en este orden. Cada momento del día tiene su qué así que, dependiendo de si es la hora del desayuno o la de cenar, el porcentaje de adicción de cada uno de los tres productos varía.

Veamos el gráfico resumido, agrupando los momentos del día en lapsus de 3 horas. Desde las 9 de la mañana hasta medianoche.

El gráfico nos confirma que la adicción a la cafeína durante esas horas del día, 9h – 00h, es mayor que la adicción a las palomitas o al vino tinto. Una de las causas de esto podría ser que el lapso de horas comprende toda la mañana y parte de la tarde, horarios normales para el consumo de café.